Responsabilidad Social Integral
Criterios para la interacción institucional

En los siguientes párrafos se describen los lineamientos de política que ha venido implementando la dirección de Responsabilidad Social Integral. 

La interacción de la Universidad con otros actores sociales tiene grados de complejidad diferentes. Se identificaron cinco niveles de interacción, a cada uno de los cuales corresponden diferentes responsabilidades.

 Primer nivel: Concurrimos

Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (estudiante, profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado para asistir a un evento o participar en una actividad, en representación de la Universidad. Se trata de actividades esporádicas que, por lo general, no involucran compromisos posteriores para la Universidad.

 Cómo proceder:

 a)     Informarse sobre la actividad (fecha, hora, lugar, objetivo).

 b)     Confirmar la asistencia y llegar puntualmente.

 c)     Indagar si se espera que la Universidad haga alguna intervención, y en caso afirmativo, prepararla debidamente.

 d)     Dejar el registro de la actividad en un plazo no superior a una semana. 

 

 Segundo nivel: Participamos, nos comprometemos

 Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado para participar en una junta, comité de trabajo, agremiación, o similar.

 Cómo proceder:

 a)     Informarse sobre la actividad (fecha, hora, lugar, agenda).

 b)     Confirmar la asistencia y asistir puntualmente.

 c)     Indagar antecedentes (actas, compromisos de la Universidad, documentos por revisar, entre otros).

 d)     Si se acude en representación de un delegado permanente de la Universidad, informarse previamente con éste acerca de los antecedentes.

 e)     Dejar el registro de la actividad en un plazo no superior a una semana. 

 

Tercer nivel: Contratamos

 Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como responsable de un convenio o contrato suscrito con una entidad pública o privada.

 Cómo proceder:

 a)     Informarse sobre el instructivo de la Secretaría General .

 b)    Conocer el convenio/contrato (objeto, actividades/productos por entregar, fechas de compromisos, montos, formas de pago, pólizas, informes por entregar, disposiciones que regulan el convenio/contrato, etc.)

 c)    Establecer un mecanismo de control del contrato (físico o aplicación en medio digital).

 d)   Conservar en medio magnético los informes y demás documentos contractuales y hacer entrega a la Secretaría General, de este archivo, una vez finalice el convenio/contrato.

 Cuarto nivel: Nos asociamos

 Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como delegado del representante legal de la Universidad para actuar en juntas y asambleas de entidades de las cuales la Universidad hace parte como socia.

 Cómo proceder:

 a)     Informarse sobre la entidad de la cual la Universidad es socia (estatutos, actas, compromisos).

 b)     Asistir puntualmente a las reuniones, asegurándose de llevar la designación de la delegación con las formalidades que se exijan.

 c)     Conservar en medio magnético las actas y demás documentos que se entreguen y remitir copia a la Secretaría General.

 Quinto nivel: Lideramos

 Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como responsable de un programa de Responsabilidad Social Integral que la Universidad haya diseñado y lanzado por iniciativa propia.

 Cómo proceder:

 a) Mantener un archivo organizado en medio magnético con toda la documentación del programa (plan estratégico, plan operativo, estrategia de divulgación, de evaluación, informes, presentaciones, etc.).

 b)     Mantener actualizado el micrositio sobre el Programa, enlazado con redes sociales.

 c)     Disponer de un instrumento de control de gestión.

Saldos misionales

El ejercicio de la autonomía con responsabilidad implica que la Universidad, para decidir si se involucra o no en una actividad de responsabilidad social integral - en cualquiera de los niveles descritos en el literal anterior- debe realizar, en todos los casos, un análisis que permita asegurar la presencia de las siguientes condiciones básicas:

Que el objetivo de la interacción y las actividades correspondientes sean concordantes con la misión de la Universidad, sus objetivos y sus estándares de calidad.

  1. Que las entidades/personas con las cuales se interactuará, reúnan los requisitos del Código de Buen Gobierno de la Universidad.
  2. Que la interacción le reporte beneficios a la investigación y la docencia, los cuales se concretan en “saldos misionales”.

Los “saldos misionales” son los beneficios específicos que recibe la Universidad como resultado de las interacciones que lleva a cabo con otros actores sociales, y que inciden en el mejoramiento continuo del desempeño institucional. Estos saldos son los siguientes: 

Saldo pedagógico. Las actividades proporcionan a la Universidad problemas para ser abordados por los grupos de investigación, nuevos contenidos y problemas para la docencia, campos de práctica para los estudiantes, conocimiento para los docentes, publicaciones, entre otros. En todos los casos, este saldo es indispensable.

Saldo divulgativo. Las actividades le permiten a la Universidad promover sus servicios docentes, investigativos y de extensión.

Saldo social. Las actividades le permiten a la Universidad vincularse a iniciativas filantrópicas, culturales, deportivas, musicales, que acrecientan el capital social de la región.

Saldo político. Las actividades hacen visible la Universidad en escenarios gubernamentales, institucionales y empresariales locales, nacionales, internacionales.

Saldo de sostenibilidad. Los compromisos que la Universidad adquiere son factibles y sostenibles, de acuerdo con el Comité Financiero de la Universidad.