El pasado miércoles 8 de noviembre Responsabilidad Social Integral y la Unidad de Emprendimiento invitaron a Viviana Otálvaro, profesional en diseño de productos que descubrió que su altruismo era el pilar para generar desde su profesión verdaderos cambios.

Viviana y su hermano Santiago idearon Hugger Island, una fundación que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas a través del afecto. Ambos crearon la fundación gracias a su visión distinta, la de ver la generación de desarrollo humano a través del diseño. Crearon los abrazadores, personajes que en la Isla de Abrazos se adaptan al cuello de las personas y a través de la relación afectiva entre la persona y la herramienta simbólica, es decir, el abrazador diseñado por los hermanos Otálvaro, permite que la persona abrazada crea en sí misma y piense que su mundo es de grandes posibilidades.

Los abrazadores han llegado a fundaciones y hospitales ayudando en la mayoría de los casos a los niños, cuando llegan a ellos el proceso cuenta con un acompañamiento de psicólogos y trabajadores sociales que conocen la situación de las personas que contaran con él. Por esta razón, sin duda, la idea es en gran medida innovadora pues la creación de un diseño que genera bienestar en la comunidad hacia el desarrollo humano, permite entender con más claridad que emprender socialmente comprende la búsqueda de oportunidades, desde la innovación, para generar cambios que permitan alcanzar los objetivos hacia el desarrollo.

En la conferencia, Viviana dejó claro a los asistentes que en su mayoría fueron jóvenes universitarios interesados en temas de emprendimiento, contar con creatividad, persistencia y voluntad es clave para ser agentes de cambio dentro de la realidad social.

Los invitamos a conocer más de Hugger Island en www.huggerisland.com y a descubrir cómo al adquirir un abrazador otro será donado a alguien que está trabajando por el impulso de su seguridad.