El cambio si es posible. Solo falta que cada quién asuma su responsabilidad comunitaria.

El sábado 17 de noviembre, en la institución educativa Ismael Santofimio, del barrio La Gaviota, se reunieron 440 habitantes principalmente de los barrios La Gaviota, Arkalá y Colinas del Norte en el primer encuentro Gestores del cambio, para conocer las estrategias desarrolladas por ellos mismos en los contextos en los que participan, con el fin de incentivar la participación y la transformación por el territorio; es decir, por generar procesos de cambio.

Al inicio del proceso, la percepción generalizada de estos habitantes era de una zona muy conflictiva, producto de los problemas sociales cotidianos. Se identificaron problemas relacionados con guerra de pandillas, consumo de sustancias psicoactivas y falta de apropiación de los espacios públicos.

Sin embargo, en este proyecto, liderado por la Fundación Social y la Universidad de Ibagué, la misma comunidad se dio cuenta de que principalmente los jóvenes hacen constantes esfuerzos por generar acciones de cambio que contribuyen a mejorar la convivencia y contribuir al desarrollo del sector.

Son más las acciones positivas que hay que reconocer, pero lamentablemente los medios de comunicación sólo evidencian las pocas condiciones negativas del sector.

Esta integración permitió mostrar que el cambio es posible, que si todos se unen en función del territorio y contribuyen con procesos sociales, se logra un mejor ambiente, para que niños, niñas y jóvenes pueden desarrollarse.

En este espacio se generaron espacios deportivos y culturales y también se llevó a cabo una exposición fotográfica como muestra de los resultados del proyecto. Además, a través de una feria, jóvenes del sector expusieron su experiencia de participación y cambio por el territorio.

Allí, las fundaciones Nueva Esperanza, Ameru y Jóvenes de Arkalá y las iniciativas Festiminga, Circuito Multicultural, Fútbol por la Convivencia y Life Clean (reciclaje) mostraron los procesos que han desarrollado para contribuir a generar espacios de participación y apropiación por el territorio.

Se destacan en la jornada acciones encaminadas al uso adecuado del tiempo libre, la concientización de problemáticas ambientales y la generación de encuentros intergeneracionales.

En definitiva, la comunidad se dio cuenta de que el deporte, la cultura, la participación y el territorio pueden unir las diferentes realidades que se viven y pueden unificar las diferentes visones que se tienen de desarrollo.